«Mi padre era asegurador y jugador de poca monta. Era un buen hombre, pero tenía ojo para los caballos de carreras, y vi cómo solía molestar a mi madre. Nunca he jugado un centavo. Nunca, en todos esos años en Las Vegas.»

Written by Don Rickles

Leave a Comment